Susie Kay: mi vida en la playa de Las Canteras de los setenta

(FOTOS: Fiesta en el Texas, Susie con Gustavo, en la playa y Susie con Marianne)

Susie Kay llegó a Las Palmas por primera vez en los años setenta, en pleno boom turístico. Nos recuerda el ambiente de aquellos años en que los turistas extranjeros llenaban la playa de Las Canteras y sus alrededores durante el día y la noche.

Mi playa: ¿Cuándo llegaste a Las Palmas de Gran Canaria por primera vez?

– Llegué a Las Palmas, desde Marruecos, en Abril de 1970. Había estado trabajando con los americanos en las bases de Kenitra, y me hablaban de las empresas petrolíferas. Fui a ver cómo era.

Mi playa: Cuéntanos tus impresiones de la playa de Las Canteras cuando tú la conociste repleta de turistas.

– La playa era magnífica, siempre llena de gente extranjera. Conocí a gente de Suecia, Noruega, Inglaterra, de toda Europa, y había varias chicas inglesas de mi edad viviendo allí. Conocí a varias inglesas, por ejemplo, que iban al Bar Astor en Calle Dr. Miguel Rosas ( los propietarios eran ingleses, Teresa y Eduardo Hardman). Nos íbamos ( las chicas y yo) casi todos los días a la playa juntas. Fue entonces que conocí a Sandra, la esposa de Antonio, era mi compañera de piso y a otra chica que se llamaba Marianne.

Mi playa: ¿Te sentiste integrada en el ambiente local? Por ejemplo, los canarios se esforzaba por comunicarse en inglés o en un idioma extranjero.

– Bueno sí, como sólo tenía 23 años, eran los camareros de los bares los que me hablaban – claro, estaban ligando, ¿no?-, pero sí, mucha gente estaba muy simpática conmigo y en esa época tampoco hablaba español muy bien, entonces la gente me hablaba en inglés a todas horas.

Mi playa: De aquellos años del boom turístico en Las Palmas surgieron relaciones amorososas estables entre canarios y extranjeras, como le ocurrió a tu amiga Sandra con Antonio, el dueño del Bar Texas. Dime, qué era más frecuente, que se fueran a vivir juntos al país de origen de ella o que se quedara la pareja en Canarias.

– La mayoría de las chicas se casaron eventualmente con gente petrolera. Una amiga, Carol, salía con un canario que era dueño de un bar, pero no se casaron , ella volvió a su país. Yo salía con Gustavo, él era camarero del Bar Pacífico, cuyo dueño era Lowell Parker, un americano. Gustavo había estado casado antes, y en estos días de Franco, no había divorcio, así que no podíamos casarnos. Qué pena, sólo duró un par de años.

Mi playa: Supongo que, desde entonces, has visitado Las Palmas varias veces ¿ qué cambios has notado en la ciudad y, especialmente en la zona de la playa y el puerto? Me refiero a todo tipo de cambios, desde el aspecto del paisaje de la playa hasta la limpieza de las calles, la seguridad, la estética, los servicios de hostelería, el nivel de hospitalidad de la gente, en fin, todo lo que tú hayas observado y quieras comentarnos.

– He visitado Las Palmas sólo dos veces desde entonces. Mi marido era americano (me casé poco después de romper con Gustavo desgraciadamente….), y estaba viviendo muy lejos. Ahora que vivo en la península, es más fácil. He notado muchas diferencias, más en el sur de la isla, pero también en la capital. Tiendas y hoteles que han cambiado de nombre, no hay salas de fiesta como antes, menos gente en la playa y ya no hay ese sentido de seguridad que había. Hay gente en las calles que no son ni canarios, ni americanos, ni turistas. Sentí un poco asustada caminando por las calles por la noche. El bar Texas, claro, está siempre lo mismo y encontré algunos amigos de antes, pero no hay este alegría que había.

Suerte Susie.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate