“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

Sobre una descripción de Las Canteras. Las Canteras: musa, música (poema inédito)

Se puede echar mano de muchas y variadas fórmulas en un intento de describir o enjuiciar la belleza de algún paraje, entorno o paisaje naturales; del lugar que nos acogió en la niñez, o en la madurez; incluso, del reencuentro con territorios olvidados o, cómo no, también largamente deseados en la ausencia y la distancia. Pero cuando llega el momento de hacerlo, las palabras devienen material inútil que no está a la altura de lo que se desea describir o contar, no da la medida ante semejante reto.

Sobre la Playa de Las Canteras se ha escrito y dicho mucho, no en vano es el espacio mas hermosos de nuestra ciudad ( ya ven, las palabras no ayudan, se use indistintamente bello, lindo, precioso, bonito, admirable, maravilloso, magnifico, perfecto, ideal, sublime, estético, resplandeciente, divino…, qué sé yo la de sinónimos o de bien logradas metáforas que podríamos aplicar a la serena belleza o a la terrible cólera de ese mar que nos acoge y define como insulares).

En sus aledaños crecimos, niños playeros, frente a su mar construimos nuestra casa y nos fuimos haciendo viejos, nostálgicos de la memoria y de los amigos que ya no están entre nosotros (¿se han ido realmente?). Conocimos todas sus terrazas, cada adoquín del paseo, y hasta el último grano de la arena que acaricio nuestros pies de niños ribereños. Pero es el mar. la mar, verde, azul o gris, el gran misterio, el gran arcano de la Playa de Las Canteras. Es la ocultación, el sacramento, el entresijo, fuente de la vida, lugar de lo que muere. Origen de los mitos, en el mar de Las Canteras fuimos Odiseos en nuestra niñez y juventud, islas de San Borondón que surgían y desaparecían en inquietantes “margullos”, hijos de la Atlántida, de la que hablaron Platón y Plinio el Viejo…

Nuestro mar de Las Canteras, escenario de aventuras y de “naufragios” infantiles, reeditados en la madurez, en un encuentro intimo y personal, en un esfuerzo que remeda

el mito de la creación. Así, podríamos emborronar paginas y mas paginas con palabras que al menos a mí, me suenan hueras y apura inventiva literaria. Ya quisiéramos ser capaces de poder describir a Las Canteras como hizo Alfonso Reyes con Anáhuac, meseta volcánica de los alrededores de la ciudad de México, aludiendo a los cronistas de Indias del Seiscientos y a las cartas de Cortés. Las descripciones que hace Reyes del paisaje, incluso la prosopografía, y en especial las que se refieren a la plaza y el mercado de Anáhuac, son de un colorido, de una vivacidad y de un detalle abrumadores. Qué decir, también, del cubano José lezama Lima, de cómo describe cualquier paisaje -¿recuerdan el Arco de Vinales?-. Y así. tantos y tantos que recibieron el don divino de captar con la mirada de forma diferente. Porque describir exitosamente no es mérito del intelecto sino virtud de la mirada.

Por lo que a mi respecta, lo siento: yo no puedo describir tanta belleza como hay en Las Canteras. Se le dijo al viajero: “has llegado a la región más transparente del aire”, desde donde mejor se ve; sin embargo, a muchos sólo se nos llena la boca y las paginas de espuma de mar.

LAS CANTERAS: MUSA, MÚSICA..

Tus aguas le arrullaron desde infante,

en tu arena soñó su primer sueño,

cerca de ti creció feliz, isleño…

Donde se pone el sol -impresionante-

se gestó lo mejor de aquel instante

que no olvida aquel niño ribereño;

que se aplicó por siempre en el empeño

de aprender el solfeo de tu cante.

Otro ritmo no conoce que el de olas;

que le enseñó a contar silabas, notas…;

y a divisar, de lejos, las farolas

de la barca de Caronte: cuotas

postreras de una vida siempre a solas…

junto a su mar, oh amor, ¡cuántas derrotas!

Que acojan las gaviotas

de su maltrecho cuerpo las cenizas,

y las dejen flotar pos de las brisas.

José Juan Delgado Méndez

Agosto y 2004

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor