“Surfear es bailar con las olas”. Gerry López

“Y el sueño mío es ése. Ese triángulo.” Entrevista a Ricardo Villares, presidente de la Casa de Galicia.

ENTREVISTA A RICARDO VILLARES PAZ, PRESIDENTE DE LA CASA DE GALICIA:

“Y el sueño mío es ése. Ese triángulo.”

Todo el mundo lo ha visto alguna vez. ¿Qué niño no lo conoce? ¿Qué padres no recuerdan a Ricardo Villares Paz abriendo la mágica Cabalgata de Reyes un 5 de enero? Como presidente de la Casa de Galicia, este gran corazón dirige el pulso de una casa regional involucrada en la cultura canaria hasta el extremo. Campañas benéficas y una labor social, cultural y humanitaria que es digna de alabanza. En fin, no cabe duda de que este proyecto es un bello encaje de palilleiras, un arte donde la pasión se anuda con la compasión que todo ser humano se merece. Recordemos que hace ya más de cincuenta años un humilde hórreo de madera se dirigió hasta las puertas del Asilo de San José, entonces, los canarios salieron emocionados a la calle a ver la llegada de los Reyes Magos que repartieron regalos a los niños enfermos y abandonados de esta sociedad. Hoy, unidos por el Atlántico, hermanos del mismo salitre, los gallegos y los canarios comparten la misma nostalgia y también la misma esperanza. Veo llegar cansadas a las gaviotas de la Costa da Morte, bajan peregrinas hasta el mar de Las Canteras con un mensaje de advertencia en su pico: NUNCA MAIS.

T.-Sr. Villares, ¿le parece que comencemos hablando un poco de la playa? ¿qué le parece la playa de Las Canteras?

R.- Nuestra queridísima playa de Las Canteras… Bueno, en lo que respecta a la Casa de Galicia, ha estado vinculada a la playa de Las Canteras desde su mismo nacimiento hace cincuenta y tres años. De hecho, su domicilio estuvo veintitantos años en pleno paseo de Las Canteras… Hoy estamos a muy pocos metros, pero con el mismo sentimiento. Los gallegos, además, y yo conozco gallegos, por ejemplo, que viven en el interior de la isla, pero no pueden soportar el no poder venir a ver, no pueden aguantarse sin poder venir a visitar la playa para dar un paseito por ese hermoso paseo, yo diría, más natural que otra cosa, porque si hablamos de todo lo que es urbanismo de la zona, habría mucho que hablar y que discutir. Pero lo que es ese hermoso paseo, y no digamos La Barra natural que nos protege a los bañistas, es que tenemos ahí una de las mejores joyas, porque a ver, dígame usted cuántas playas hay en el corazón de una ciudad, en España, por ejemplo, con este volumen de habitantes, que tenga esas características… poquísimas, si es que hay alguna…

T.- Y con este clima…

R.- Sí, las tenemos, pero más pequeñas, con otros climas y… la protección, esa protección natural, en el mismo corazón. Y a mí me da mucha pena que… sí, quiero dejar constancia de que me da mucha pena cuando vienen grupos. Nosotros recibimos muchos grupos de Galicia, turísticos, de estudiantes, de todo. Y cuando vienen grupos de mayores, que ya han estado aquí en el año 50, en los años 60 o años 70, y ven la evolución a lo largo de cincuenta años, cuando realmente uno profundiza en la conversación con ellos, les saca tristemente un resultado negativo. Ha sido una evolución negativa por la suciedad, por el cuidado, el orden y el entorno urbanístico de la zona. Cuando llegamos ahí, y no lo hago porque me guste llegar, lo hago para saber, para ver un poco el termómetro de la situación, porque a veces nos acostumbramos a tener el cacharro de basura al lado y no nos damos cuenta, ya nos ambientamos hasta con el aroma del cacharro de la basura y eso es malo. Cuando nos acostumbramos a ver lo malo, entonces, ya no nos llama la atención. Por otro lado, cuando vienen por primera vez, saben muy bien lo que quieren ver, y se fijan, desde luego, en primer lugar, en la parte natural de esta joya natural que es la playa con su Barra, y ese clima. Después, si hay que mirar hacia el interior y ver los servicios y toda la parte urbanística… bueno… Pero, en primer lugar, ven la joya de la que tenemos que sentirnos todos muy orgullosos. Y yo, me gustaría que, en ese sentido, trabajaran los políticos de turno, porque tenemos mucho que hacer. Ahí hay un triángulo, además, yo diría, con dos grandes miradores que no existen, miradores naturales, uno sería en La Isleta y otro en la montaña de El Rincón, para disfrutar como miradores del encanto, de la vista panorámica de Las Canteras. ¿Qué tienen que hacer los políticos? Hacer cosas, porque solamente se trata de administrar bien esa naturaleza que tenemos, porque los encantos los tenemos. Miradores, paseo, todo lo que es el entorno urbanístico, seguridad, limpieza… es sencillo.

T.- Sí, y decíamos antes que el hombre gallego tiene una especial reverencia por el paisaje, ¿no es así?

R.- Bueno, somos muy sensibles con eso, sí.

T.- No sé, quizá sea por la cultura celta, un pueblo que ha tenido siempre esa tradición… En ese sentido, ¿qué diferencias encuentra con lo que es el cuidado del entorno aquí en las islas?

R.- Ahí es donde nos encontramos que el gallego se convierte un poco en crítico cuando viene de visita y dice: “Ay, qué buena playa, pero…” Y ese “pero” se refiere a “falta esto o lo otro”.

T.- Entonces, dígame, ¿cuál sería su sueño para Las Canteras?

R.- Mi sueño no sé si será imposible, pero yo trazaría un triángulo del extremo norte de La Isleta, mucho más allá de El Confital, pasando por el Parque de Santa Catalina, cogiendo hasta El Rincón y, naturalmente, dentro quedaría la Playa de Las Canteras y su Barra, y, por lo tanto, el cuidado de todo ese entorno marino, que es muy importante. Ahí sí que yo diría, ahora que se está hablando de tanto proyecto con el Istmo, que ya podrían tener en cuenta también ese triángulo dentro del mismo paquete, porque todo, de alguna forma, hay que compatibilizarlo. Sabemos que la parte del Puerto es comercial, es una fuente de ingresos para la ciudad y para la isla, pero nuestra verdadera fuente de ingresos, nuestra gran industria, ha sido siempre, al menos desde los años 60 a esta parte, la turística. Pues sabe… la turística la hemos destruido por las cosas mal hechas. Me refiero a la capital, porque no ha ido el ritmo de acondicionamiento de esa playa y su entorno, y estoy hablando de la parte urbanística de ese triángulo, toda la parte de limpieza de ese triángulo, la parte orden, etcétera, etcétera… porque todo es un conjunto. Mientras que eso no se cambie totalmente y se lleve con rigor, desde luego, vamos a estar siempre cojeando de algo. No sirve de mucho que ahora se haga un gran auditorio si todo el entorno de Las Canteras, de extremo a extremo, no está bien. Y el sueño mío es ése. Ese triángulo… poderlo ver, no solamente en una fotografía; primero, naturalmente, en un proyecto, sino, luego, en la realidad.

Bueno, y, además, aquí, sin irnos muy lejos de la ciudad, tenemos espacio para hacer uno de los paseos marítimos más largos del mundo. Si cogemos donde empieza el municipio, ahí, después de El Rincón, dando la vuelta a toda La Isleta, siguiendo hasta allá, cerca de la potabilizadora, podemos hablar de alrededor de 25 kilómetros donde hubiera distintos paseos con espacios para pasear, correr, para andar en bicicleta, para cochecitos de minusválidos, y, si me apuras, incluso para caballos… Porque estamos hablando de un pulmón extraordinario, respirando, durante todos esos 25 km., respirando el oxígeno de la mar y prácticamente en la ciudad. Pero ni siquiera hay proyectos para lo que podría ser el mejor paseo marítimo, por lo menos, de España. Así que ése es mi sueño.

T.- Pues yo ya lo veo, me lo imagino, lo he dibujado en mi mente… Vamos a ver si otros también lo dibujan, ¿no?

R.- Oye, podrías dibujarlo también y darle difusión por la página de internet y todo eso, a ver si alguien se va mentalizando, ¿no?

T.- O.K. Ahí estamos. Finito. Una charla muy bonita, sí, creo que con ese dibujo… la ciudad entera va a palpitar.

Teresa Iturriaga Osa

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor