Con la pelota en el aire, llega el futvoley femenino a Las Canteras

Foto portada: Nadine Novillo en un lance del juego 

Jugadoras de fútbol se inician en el futvoley, uno de los últimos deportes en llegar a la arena de Las Canteras. Dos jugadoras o jugadores por equipo, una red a poco más de dos metros de altura, un balón y la cancha dibujada con cintas en la arena son los elementos de esta espectacular modalidad deportiva nacida en Brasil.

El futvoley requiere una técnica precisa y fondo físico para moverse con agilidad sobre la arena. No es fútbol ni voley, pero combina características de ambos con otras que le son exclusivas para conseguir un juego exigente y tremendamente divertido.

En síntesis, se trata de pasar la pelota al campo contrario por encima de la red, sin que caiga a la arena, empleando un máximo de tres toques y cualquier parte del cuerpo para elevarla, salvo manos y brazos.

El deportista canario Nino Mireles, entrenador y jugador de futvoley, ha dirigido un entrenamiento este fin de semana en el que han participado dos experimentadas jugadoras de fútbol en el marco de los preparativos del primer torneo de futvoley femenino, que tendrá lugar en la playa de Las Canteras en otoño.

Nadine y Fátima, durante el entrenamiento en La Puntilla

Nadine Novillo (ex componente de la selecciones extremeña de fútbol 7 y canaria de fútbol sala)  y Fátima Rodríguez (jugadora del Universitario FC) participaron en la sesión dirigida por Mireles, en las inmediaciones de La Puntilla.

Rodríguez, que ya había tenido la oportunidad de practicar este deporte, confiesa que desde el primer momento le gustó. “Es diferente a los demás deportes, necesitas de mucha técnica individual, y dependes mucho de tu compañera. Pero sobre todo me gusta el hecho de que se practique en lugares tan increíbles como en este caso la playa de Las Canteras”.

Para Nadine Novillo sin embargo, este fue el primer contacto con la modalidad deportiva nacida en Brasil. La deportista pone el acento en su singularidad. “Es un deporte diferente; es verdad que podemos tener el toque del fútbol, pero también tenemos las manías, que se pagan caras. Aquí es necesario desaprender para volver a aprender. Por ejemplo, en el fútbol el toque de pecho es para matar la pelota, para que caiga; aquí es al contrario, hay que conseguir elevarla. Me ha encantado el futvoley”, concluye.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate