Cuando los coches llegaban a la playa de la Cicer

En aquellos años 80 y 90 la Cicer era distinta, un terraplén de tierra ( y escombros ) era la frontera entre las casas de primera línea y la arena negra. Unos senderos entre algunas correntías de aguas sucias te llevaban hasta la playa.
En aquellos tiempos la Cicer tenía dos iconos, la siempre presente fabrica de la CICER y los bocadillos del primer Ñoño.

Los coches y las pandillas arriba, los surferos abajo, esperando las olas, siempre rodeados de unas «agradables» jumaceras.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate