Patrocinador
“El mar no tiene caminos, el mar no tiene explicaciones”. Alessandro Baricco

Intervalos nubosos o nuboso. Algo ventoso. Precaución con el mar a marea llena.

Cuando los coches llegaban a la playa de la Cícer

Comparte

En los años ochenta y noventa la Cícer era distinta, un terraplén de tierra y escombros era la frontera entre las casas y solares de primera línea y la arena negra.

Unos senderos entre algunas correntías de aguas sucias te bajaban hasta la playa.

En aquellos tiempos la playa de la Cícer tenía dos iconos: la siempre presente fábrica de la CICER y los bocadillos de calamares del Ñoño original.

Los coches y las pandillas arriba, los surferos “abajo” esperando las olas, siempre rodeados de unas agradables jumaceras.

Foto de autor desconocido.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor