Un paseo a la Hondura

A los pies del volcán del Faro, como una autentica “catedral del mar” se encuentra, entre la punta del Agujilla y el Roque Ceniciento, la Hondura. Espectacular paisaje en lo más hondo de La Isleta

Allí el mar nunca está tranquilo, las olas no descansan, chocan sin parar en la base de uno de los grandes volcanes que formó hace millones de años La Isleta.

Tras pasar la valla militar, bajo el barrio de Las Coloradas, caminamos por los senderos hacia el norte bordeando la agreste costa de este espacio natural protegido, a nuestra derecha empezamos viendo los riscos rojizos de montaña Colorada, más tarde, tras dejar la cantera de Las Vacas – el lugar más degradado del entorno- entramos en los “los Albarderos”, costa volcánica salpicada por calas y entrantes.

El camino sigue y sigue maravillando por la belleza de las formas de las rocas volcánicas, por los charcos, por el mar.

El premio final tras la caminata en tener frente a nosotros la ensenada y los riscos de la Hondura, el icono natural más recóndito y bello de nuestra Isleta  

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate