“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Sábado: aumentará la intensidad de la calima

El rascacio veleta del Auditorio Alfredo Kraus se baja de su pedestal por cuestiones de mantenimiento

Cumpliendo con su compromiso de velar por el valor arquitectónico, cultural y artístico de sus instalaciones, La Fundación Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria inicia esta inspección de la escultura Rascacio para asegurar su permanencia durante muchos años más como símbolo de referencia en la playa de Las Canteras.

El rascacio que culebrea a modo de veleta en la cúspide del faro del Auditorio Alfredo Kraus se someterá a una singular acción de mantenimiento que consistirá en bajarle de su pedestal para comprobar que el viento y la humedad marina no han causado daños en su interior ni en la estructura que lo sostiene. Si la meteorología lo permite, las acciones comenzarán el 26 de abril y se prolongarán durante tres semanas para devolver la escultura a su lugar en las mejores condiciones posibles.

Obra de Juan Bordes, esta escultura lleva instalada algo más de veinte años, tiempo en el que se ha sometido a otras acciones de mantenimiento en exterior de la mano de técnicos especialistas en trabajos en altura, que han velado por el mantenimiento impecable de esta figura que custodia la playa de Las Canteras desde 1997.

Con el objetivo de llevar a cabo una inspección más exhaustiva y valorar el estado de conservación de la escultura y su base, la Fundación Auditorio y Teatro ha decidido acometer esta revisión en profundidad que requiere bajar al rascacio de su lugar privilegiado en las alturas del edificio.

La dirección de obra de esta intervención es asumida por el estudio de arquitectura TDA Arquitectura y Urbanismo 2002 S.L.P., el mismo que supervisó la construcción del Auditorio bajo el diseño del arquitecto Óscar Tusquets.

Los trabajos se iniciarán con el desmontaje, para lo que será necesaria la intervención de una grúa de gran tonelaje con capacidad de trabajar hasta los 66 metros de altura. La escultura, con un peso aproximado de 1.000 kilogramos y fabricada en acero inoxidable, está unida además al pararrayos del edificio, el cual, una vez desmontada, se mantendrá en lo alto del faro durante todo el proceso de revisión y restauración.

Como medida de seguridad y para facilitar el trabajo de los técnicos se han instalado dos frentes de andamios con la misma altitud que el faro del Auditorio mientras se acometen las actuaciones.

Una vez en tierra firme, la escultura será examinada y se realizará la restauración y sustitución de los elementos que así lo requieran. Realizada esta operación, el montaje de la escultura en su pedestal seguirá el mismo proceso que el desmontaje.

Estos trabajos no interferirán en la actividad normal del Auditorio y las actuaciones se mantendrán en suspenso durante ensayos y conciertos.

 

Texto de www.laprovincia.es

 

 

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor