1900. Se construye el hospital San José

Hemos tenido ocasión de visitar el hospital que, por iniciativa del Dr. Apolinario, se está construyendo en el puerto de La Luz, y tenemos la satisfacción de decir quo nos produjo grata impresión el estado de adelanto en que aquella obra, verdaderamente útil, se encuentra.

El pabellón, cuyo frente da a las playas de las Canteras ocupa una superficie de 500 metros cuadrados, y mide 50 de largo por 10 de ancho. Se compone de dos pisos. El principal tiene dos salones con cabida para seis camas cada uno, y cuatro más pequeños para dos. Unos y otros poseen capacidad de 50 metros cúbicos por cama, respondiendo á las exigencias de la higiene. Sus pisos y paredes son impermeables y los ángulos curvos, condiciones que facilitan mucho la desinfección. Todas estas salas, cuya altura es de seis metros, reciben el aire exterior por una galería, en forma de pórtico que se abre hacia el mar, y á un metro 50 centímetros sobre el nivel de la calle, galería que está destinada al paseo del los convalecientes. En el lado opuesto se halla otra galería cubierta, destinada el servicio, que da acceso á las habitaciones. Esta galería facilita la entrada á dos departamentos donde están instalados los retretes, sala de baños y de duchas, y por último, á cada extremo del pabellón, y en la ochava que forma, se encuentran la sala de reunión de los enfermos y los comedores.

El piso bajo está destinado para alojar el personal y todas las dependencias necesarias á un establecimiento de esta naturaleza.

Su buena situación á la orilla del mar; sus ventanas que se abren sobre las playas del Arrecife, que las olas besan, permite al enfermo, cuando abandona el lecho y aun á aquellos que su estado les obliga á permanecer en él, disfrutar de los beneficios del aire puro, gran elemento de vida, y del hermoso espectáculo de la puesta del sol que desde allí se domina. Éste hospital se halla destinado á socorrer al obrero en los accidentes del trabajo, favoreciendo al mismo tiempo al viajero, sea cualquiera su nacionalidad y religión, que por hallarse enfermos se ven imposibilitados de seguir su viaje.

En su construcción se han tenido en cuenta todas las reglas que la higiene aconseja; y según nos enteramos, se piensa seguir el mismo criterio no solo en la adquisición del mobiliario y material, sino también en la organización de todos los servicios.

Por ello estimamos que dicho edificio viene á llevar una gran necesidad en el puerto de La Luz, y es deber de todos prestarles el más decidido apoyo para que se termine brevemente, en bien de los pobres necesitados, que desgraciadamente son los más.

Diario de Las Palmas.

21 de agosto de 1900

 

Foto principal. FEDAC

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate