“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Ambiente agradable

Una fría tarde de enero en El Confital

En las tardes frías, El Confital muestra su lado más natural. La poca presencia humana hace que las aves se acerquen a la orilla para alimentarse; vuelvepiedras, garcetas, correlimos, zarapitos comparten charcos y alimento entre las rocas y mariscos azotados por las olas y el viento.

Respirar salitre en El Confital es de los placeres saludables que aún nos puede dar está ciudad. No dejes de pasearlo. Entre más frío, más natural El Confital.

Garceta

Vuelvepiedras
Correlimos y vuelvepiedras

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor