Cuando la barandilla de Las Canteras se usó para hacer cañones

Corría el año 1936, al trozo del paseo de Las Canteras que se había construido le habían instalado una preciosa barandilla de hierro. Las Canteras presumía de baranda. Los domingos soleados la avenida se llenaba de mujeres y hombres; mayores, jóvenes o niños para enseñar sus «trajes de los domingos» y admirar su maravillosa playa.

Pero la barandilla no pasó desapercibida para el ejército de Franco, la necesidad de hierro para hacer cañones fue el final del reluciente vallado playero. En un visto y no visto, la hermosa balaustrada de la playa de Las Canteras fue requisada, desmontada y fundida para hacer cañones para usarlos en una guerra civil que marcó para siempre el alma de un país.

Junto a la baranda de hierro de Las Canteras también fueron extraídos los carriles del tranvía entre la plaza Manuel Becerra y el Mercado del Puerto.

Foto portada. El paseo sin la barandilla “confiscada”

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate