“En el mar no hay pasado, presente o futuro, sólo paz”. Jacques Cousteau

Día de playa: calor. Calimoso

Travesía “Peña la Vieja ” nº 37.

Breve reseña.

El pasado mes de Octubre, se celebro la travesía nº37 de la Segunda Etapa. Allá por los años 1945-1950, germinó en la Playa de las Canteras, desde las negras arenas y el caracolillo de la Cicer, hasta las doradas y rubias de la Puntilla, la semilla de lo que ha sido el referente a todas- sin excepción- las Travesías que se han celebrado en las playas de Gran Canaria y con indudable proyección a las que se efectúan en otras islas. De los nadadores participantes de aquel entonces vamos quedando pocos, Juan y Vicente García, Julio Reyes, Carlos Gallardo, Manolo Fabre, pues los demás llevaban prisa y se fueron a nadar a otros mares…Wiso, Paco Reyes, Toni, Gallardo, Humberto Trujillo, Diego Sánchez, Antonio González, etc. Seguro que nos encontraremos de nuevo, pero cuanto más tarde mejor. Sin prisas. Como es fácil de entender este tipo de actividad playera, las travesías, surgen de manera espontánea e indudablemente propiciada por el entorno. No se inventa. No hay un protagonista ni un pionero. Es algo que está ahí. Nosotros nos limitábamos a usar lo que tan generosamente se nos ofrecía: el mar, las olas, las peñas… la juventud la poníamos nosotros. Alguien decía” vamos a echar una pega” de la orilla a la Peña la Vieja, de los Tubos-Punta Brava- a la Peña, de la Puntilla a la Peña y así fueron los primeros pasos. Un día de Octubre de 1970, comenzó la segunda etapa. En esa fecha, el amigo Wiso y yo, estábamos en la Peña y decidimos retomar la que podemos llamar “La Madre de las Travesías”. Si alguien tiene alguna duda de lo que aquí se dice, podemos aportar más datos, ahora bien, rogamos que se den prisa pues cada vez quedamos menos. Siguiendo con el año 1970, contactamos a varios viejos amigos pero estaban desentrenados y la hicimos Wiso y yo. En la segunda, 1971, se incorporó Juan García y poco a poco fueron participando algunos más. También la hacen nuestros hijos y nietos y muchos playeros actuales que han tomado gran aprecio a este evento. No hay ni copas ni medallas. El trofeo para los veteranos es estar en la Travesía, que ya es decir, y estar allí reviviendo momentos del pasado. Para los nuevos el compromiso es tomar el testigo para seguir con la tradición. No cabe duda de que cada uno de nosotros tiene su motivación personal, pero hay algo que nos une a todos con un denominador común: nuestro respeto y admiración por esta bendita playa que Alguien ha puesto a nuestra disposición. Nos veremos el próximo Octubre de 2007. Espero.

Vicente García Rodríguez Octubre de 2006

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor