Patrocinadores
“Qué inapropiado llamar Tierra a este planeta, cuando es evidente que debería llamarse Océano”. Arthur Clarke

Martes: mañana predominantemente nubosa, posibilidad de algunos claros al mediodía

Una situación surrealista.

Hoy hago un reflexión fijándome en toda esa tierra virgen que nos brinda El Confital y Punta Salina donde se proyectaba hacer zonas de ocio con el paso del tiempo y otros reivindicando unos espacios que les dicen pertenecer por costumbre adquirida. Menos mal que ya se ha estipulado de forma formal y podríamos decir jurídicamente, que las zonas mencionadas están lejos de que en ellas pueda suceder las situaciones que se están acaeciendo en forma de cascada en el territorio nacional.

Y es que estamos viviendo unas situaciones muy surrealistas. Hay formas dibujadas y distribuidas sin un orden interpretativo para muchos, pero que en un conjunto clásico en otra dimensión, sería asimilada no produciendo desconcierto.

Hoy nos estamos enfrentando con formas de actuaciones que a unos desconciertan, sorprenden y reprochan, mientras que a otros les producen hilaridades.

Y es que desde un tiempo venimos recibiendo impactos de noticias tras noticias, de formas de actuar de un surrealismo total, cada vez más desarrolladas en el conjunto del país.

Hay delante de nosotros un gran lienzo blanco que poco a poco va recibiendo brochazos sin orden, de diferentes colores, pero todos salidos de la misma marca, siendo los autores de tales pinceladas: Alcaldes, concejales, promotores y atrevidos. Y al cuadro se la ha dado el siguiente titulo “Corrupción Urbanística”.

Se hace difícil comprender como una realidad tan palpable de infracción de las leyes sigue proliferando, o tal vez sea que la ley que tiene competencia con este arte es obsoleta y debe ser revisada, para no llegar a los efectos actuales.

Todo comienza porque a uno de los artistas, la musa le inspira una recalificación de una zona rustica, de unas edificaciones que están entorpeciendo su proyecto o una franja costera. No deja de pensar en recalificar, y recalificaciones, sueña con grandes áreas comerciales, aparatosos bloques residenciales aquí y allá hasta donde sus tentáculos puedan adherirse. Para este tipo de artista la tierra que pisamos todos, les debe producir un sensación muy diferente, la debe ver como una gran placa de metal precioso, que a su vez le produce el ansia de apropiársela como haría un usurero. Y ello porque no dejan de ser instrumentos de otros artistas que provocan esta necesidad a este amor desenfrenado.

¿Y como son esos otros artistas?. Esos son aquellos que dicen tener una visión de futuro: Provocan la necesidad de un auge, un desarrollo, una mejor supervivencia, más negocio, un sin fin de situaciones futuras que para el artista anterior le va a valer la renovación de su status, y por supuesto seguir recalificando. Y ellos multiplican el valor de las obras de artes acabadas.

Mientras el pintor recalificador, es tanto lo que recalifica que ya no se acuerda si ello esta o no bien contemplado y como vulgarmente se dice se produce el desmadre.

Este desmadre origina que haya otros artistas que lanzan su pincelada al lienzo esperando que el color sintonice de momento con el conjunto, color que puede pasar desapercibido y con el tiempo no quede mas remedio que admitirlo para no estropear el surrealismo de la obra. De estas pincelas ilegales, comentadas por un informativo, ya se cuentan más de 100.000 en el gran lienzo del país.

Hoy expertos y eruditos en estos tipos de obras artísticas se dedican a estudiarlas y ver si vale la pena considerarlas como verdaderas para mantenerlas para disfrute de la comunidad.

El caso es que cada día se les hace más difícil para certificar la autenticidad de las mismas, pues rascan sobre las pinceladas ya secas, y no le queda mas remedio que acudir a estamentos superiores solicitando la negación para que sigan expuestas. La falsificación es total.

Esperemos que nuestro parque natural no pase por este trance, más tarde o temprano, a pesar de las normas ya estipuladas.

Juan Boza Chirino

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor