Patrocinadores
“Vive bajo el sol, nada en el mar, bebe el aire salvaje”. Ralph Waldo Emerson

Se abren claros por la tarde 🌤

Reflexiones a la Gran Marina. Primero lo perentorio, después lo grandioso

Con todos mis respetos para la alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria, doña Josefa Luzardo, considero que su afán por llevar adelante aventuras descabelladas, como la llamada Gran Marina, con una serie de informes desfavorables, y que la Unión Europea estima ilegal, no es sino un empeño de pasar a la historia de esta ciudad como la artífice de macroproyectos que no conducen a nada. O tal vez para satisfacer los deseos de unas pocas personas que son las que recibirán el beneficio. No tiene nada que ver con el engrandecimiento de la capital grancanaria ni con su futuro. Me parece que es todo lo contrario. Introducir, como se pretende, un muelle deportivo en el cogollo de un puerto comercial es un auténtico disparate. No es un pretexto para obstaculizar el proyecto “luzardiano” Lo han afirmado los consignatarios de buques, técnicos portuarios y diferentes empresarios. ¿Por qué continuar adelante con esa idea?

Bajo mi punto de vista, que probablemente será el de muchos ciudadanos, la alcaldesa debería centrar su atención en los barrios marginados y deprimidos, carentes de equipamientos, de locales sociales, deportivos o de ocio para jóvenes adultos y ancianos. Existen barrios que no han sido debidamente terminados, les falta el remate final. Otros carecen de alcantarillado o, si lo tienen, no funciona adecuadamente. O no tienen parques para niños, ni jardines, o los posee pero no están cuidados. Barrios, a lo mejor situados en zonas céntricas, también presentan deficiencias notables.

Cuando se habla de un Plan de Barrios veo que, donde yo vivo, no se va a hacer nada. Al menos nada de lo que le interesa al vecindario. Las aceras están rotas, los jardines abandonados, no existe preocupación por parte municipal para acabar con los malos hábitos de determinadas personas que no respetan nada. Lo tiran todo al suelo, permiten que sus perros llenen de excrementos las aceras y espacios libres de los que disponemos. Hay escasa vigilancia. Motos y autos con escape abierto y a deshora campean a su aire, con ruidos y peligro para los peatones. Se trafica y se consume droga de forma descarada. Existen fórmulas democráticas y sujetas a la ley para acabar con el incivismo de determinados individuos. Pero debe ser que es impopular tomar medidas.

Y si realmente el ayuntamiento de Las Palmas de Gan Canaria, o el Cabildo Insular quieren el progreso de esta ciudad, tendrían que ser más ambiciosos para realizar proyectos con una gran visión de futuro. Además de atender las prioridades de los barrios, de todos, encaminadas a satisfacer las demandas de los ciudadanos, habría que consensuar actuaciones destinada a la realización de un magno proyecto en el llamado frente marítimo, desde el Puerto de la Luz a la playa de La Laja.

Existen ya proyectos dedicados a ese espacio, pero si se convoca un concurso abierto, aparecerían muchos más. Podría elegirse uno, o los que hagan falta, que darían a esa ciudad un gran prestigio y empaque. Un proyecto a largo plazo, realizado por fases, sin prisas pero sin pausa, que seguramente, si se hace bien podría autofinanciarse con el tiempo. Un magno proyecto que podría ser complementado con una atención especial a la playa de Las Canteras, un tesoro que, en determinados aspectos, tampoco está atendido.

Pero el empecinamiento municipal y cabildicio, que no parecen navegar en el mismo barco que los demás, no están sino retrasando las buenas oportunidades que tiene Las Palmas de Gran Canaria para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y hacerla más atractiva.

José M. Balbuena Castellano

Deje su comentario sobre esta noticia en nuestro Blog “ensalytrado” o en el foro playero.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor