Publicidad
Patrocinador

Viernes de playa. Temperaturas muy agradables. Hay un baño 🏊🏼‍♂️
Patrocinador

Competitividad ll

Comparte

Mis experiencias me han hecho ver que la piedra angular, está en el “factor humano” Personas formadas que sepan en todo momento gestionar las responsabilidades encomendadas y bien definidas, en el puesto de trabajo al que ha sido destinada.

Ya puedes dar las mejores máquinas, los mejores instrumentos de trabajo y de control. Si la persona no tiene los conocimientos exactos de aquello que ha de hacer y para qué lo hace, los objetivos previstos no se alcanzarán.

Un Director de Departamento, no solo el nombre de Director justifica el bien hacer, ha de saber gestionar con las herramientas que su puesto requiere. No es solo saber que soy el jefe, el caso es que se pregunte: ¿Sé, ser jefe?.

Hay un problema clave en el personal de hoy. Cuando una persona se le contrata por un periodo de tiempo de meses y a veces días, eso de los contratos temporales o basuras, para estar desarrollando un trabajo de ocho horas o diez diarias, con la incertidumbre si le renuevan, que además tiene un encargado que el trato es impersonal, que no hay una formación continuada sobre el trabajo que esta ejecutando, que no sabe donde acudir buscando un apoyo en el grupo, porque todo sus componentes o la mayoría están en iguales condiciones, ¿Quién asegura una actuación eficaz?. Todo está cogido con pinzas.

¿Qué interés puede demostrar esos personas?. Es muy difícil que se tomen en serio lo que están haciendo. si comete un fallo,¿Qué?. Ya se le puede llamar la atención, te mira pensando que para lo que van a estar, que posiblemente mañana ya tiene fecha de despido, según el contrato eventual, le importa un pimiento si hizo piezas defectuosas o ha roto una herramienta o se ha cargado una vajilla, le da igual, pasotismo total. Además se da la situación, puede ser, que aún este en el periodo de aprendizaje y por tanto no se puede amonestar con la exigencia debida. La economía que el empresario busca con esos tipos de contratos eventuales a corto plazo lo paga en costos de no calidad con creces.

Otra cosa importante que esta sucediendo en la vida laboral, es que la gente esta padeciendo un síndrome muy significativo. Con facilidad se ponen nerviosas, se hacen hurañas, rechazan el trato, presentan agresividad y en ocasiones dejan plantado al empresario sin motivo alguno, problemas psíquicos. ¿Qué está pasando?. Por que cada vez más, esto se respira también en niveles superiores. Incluso a nivel de funcionarios más de una vez recibes respuestas tan fuera de lugar que te dejan perplejos.

– Yo diría, que hay una falta de satisfacción de sus propios egos, al no poder realizarse sus egos como desearían. Se revuelven contra el sistema y lo más inmediato es sacar a relucir todas esas cosas que he dicho, como defensa a su impotencia o complejo de inferioridad. Cuando esto no funciona, la credibilidad del cumplimiento de los objetivos de la organización descienden de forma alarmante y poco a poco repercute en las relaciones humanas tantos internas como externas.

La competitividad, tan de moda, entre las organizaciones, se pone en duda. Mientras no se paren a pensar, que en lugar de cambiar de país buscando mano de obra más barata, es que hay que reaccionar en el propio país, recuperando estabilidad socia utilizando más la imaginación.

Los que crean subsanar en otros países sus problemas, se verán tarde o temprano con la misma historia. Tengo el presentimiento que estamos en este mundo tan moderno repitiendo los tiempos de la esclavitud, pero que en lugar de ir a la caza de los individuos y atarlos con collares y cadenas subastarlos para hacer trabajos que nadie deseaba. Ahora se les lleva allí donde están, pero sin soltarles las cadenas de la pobreza, el trabajo del cual solo podrán obtener una irrisoria recompensa económica. Cuando éstas personas lleguen un día a organizarse con sus sindicatos, reivindicaran mejoras saláriales y otras necesidades que superen el simple nivel de subsistencia básica. Por supuesto les llevara tiempo…, si les dejan, ya que para un país la existencia de empresas extranjeras es una fuente de ingreso económico -como el que tiene reservas de petróleo en su subsuelo- volverán las organizaciones a pensar en desmantelar y buscar nuevos horizontes con gobiernos que faciliten la ubicación en sus países, siempre claro esta, que ofrezcan descuentos fiscales, terrenos para asentamiento a precios irrisorios o cedidos por varios años. En fin, las mil y una triquiñuela. Pero lo más denigrante es que volverán a aparecer nuevos individuos, que entrarán en ese mundo de incertidumbre.

De todas formas, para hacer un examen de conciencia bien hecho, en una organización donde tantos puntos se tocan, lo mejor es tener una guía. Una guía y con ella en mano, recorrer paso a paso el circuito ya trazado. Como si fuese, un circuito de carreras de formula 1, donde las vidas de personas están en juego, ir comprobando las deficiencias que hay en el mismo para evitar contratiempos.

La inteligencia del hombre es la que debe ponerse a razonar: Investigar, desarrollar y volver a investigar. Es una espiral, que donde se cree que esta su fin es precisamente un nuevo inicio. La sucesión de puntos que forma esa espiral son los que se han de tener en cuenta, día a día. Una desviación, por un capricho, en la estrategia que en principio debía llevar a un objetivo predeterminado, es una atención inmediata a buscar el motivo del desvío.

Cuando sale a la opinión pública la presentación de una regulación de plantilla, o regulación de salarios, aumento de horas de trabajo sin apercibimiento económico, despidos selectivos, todo eso no es más, que falta de prevención y previsión.

¿Por qué son siempre los mismos, los que se llevan el padecer por la mayor carga a los desvíos de los costos?. No será que cambios de estrategias poco maduradas o deslumbres puntuales, han cambiado hacia un rumbo donde las tormentas sacuden un barco que no estaba preparado para esos nuevos mares.

Volviendo al individuo, sigo insistiendo, que como ser inteligente, debe tomar el compromiso moral de superarse en el conjunto de su formación a cualquier nivel que se encuentre, para lo que debe estar receptivo a toda la ayuda posible de los estamentos superiores. La formación debe ser un objetivo sin limites a todos los niveles de las organizaciones, aumenta el valor de la comunidad.

Si esto que acabo de comentar, ese examen de conciencia estuviera bien arraigado, fuese una sana costumbre entre los humanos, estoy seguro, que no haría falta o por lo menos, en un 99,9 por ciento de las veces, sería favorable a la no existencia de dificultades. Como humanos siempre estará presente las equivocaciones, pero no seamos masoquistas. Mucha imaginación he innovación, si, pero con los pies sobre terreno firme. Las improvisaciones son nefastas, eso es fácil de hacer y lo hacen muchos.

Un país es superior, cuanto mayor cultura tiene. Siempre lo hemos escuchado. Un pueblo deficiente en cultura, es dominado y explotando por su propia incultura.

Ha llegado la hora de que los empresarios, se pongan de acuerdo en tener a mano una guía, poner unos conocimiento básicos compartidos, de tal forma que haya una actuación de ética profesional hacia sus colaboradores y clientes. Un nuevo estilo de comportamiento. Debe hacerse desaparecer ese concepto de ser un simple número, que no deja de ser un concepto de esclavitud.

Evitar malos entendidos y desconfianzas. Abrirse sin rodeos, las capacidades y eficacias de unos, para cumplir con la de los otros. No hay otra forma de competir de forma constante.

Juan Boza Chirino

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor