“Cuando dos caminos se separan… toma aquel que se dirija a la playa”. Hannah McKinnon

Viernes: con la brisa del norte llegan las nubes

José Suárez León el “maestro” de La Puntilla, personaje entrañable

En la historia del barrio porteño de pescadores de La Puntilla, extremo norte de la playa de a Las Canteras, entre sus personajes más populares merece citarse a don José Suárez León conocido por el «maestro de La Puntilla». De un amplio reportaje publicado por nuestro compañero en la prensa Martín Moreno, publicado en su magnífica serie «Siesta de Memorias», del 1 de julio de 1991, transcribimos algunos párrafos sobre la vida de don José Suárez León, nacido esta ciudad el 14 de octubre de 1866, de ascendencia galdense por parte paterna. Los abuelos eran naturales de Gáldar y se llamaron José Suárez y Francisca Mújica. De este matrimonio, el vástago que llevó el nombre de su padre casaría, aquí, en Las Palmas de Gran Canaria, con la señorita Rita León, y ellos fueron quienes, en la fecha antes anotada, pusieron en el mundo al que sería el «maestro de La Puntilla», así como a otros hombres que igualmente darían que hablar don Francisco y don Sebastián Suárez León.

Don José Suárez León contraería matrimonio al cumplir 25 años, con la señorita Aurora Morales Medina, de 17 años, en la parroquia de San Agustín, el 17 de junio de 1891.

En los más remotos tiempos, don José Suárez León comienza su vida profesional docente como maestro privado en las llamadas «escuelas particulares» o de pago, y se establece en el extremo de la playa de Las Canteras, donde llega a ser conocido por el «maestro de La Puntilla».

Don José Suárez León, alto y bien parecido, tenía una personalidad muy acusada y una alabada estampa de profesor distinguido. A lo largo de su larga vida profesional impartió sus conocimientos pedagógicos a varias generaciones de jóvenes porteños, entre las que se cuenta la de mi padre Francisco Ferrera Ferraz, quien mantuvo una gran amistad con sus hijos Eduardo y Luis Suárez Morales, el primero de triste recuerdo, al ser fusilado en los primeros días del Movimiento Nacional en el campo de concentración de La Isleta, y el segundo, empleado de una firma comercial importante del Puerto de La Luz, de Manuel Díaz Casanova. Don Luis Suárez Morales fue un destacado directivo del Real Club Victoria y un hombre culto y respetuoso. Recuerdo que lo conocí personalmente y siempre tuvo con mi familia una cordial amistad, por la afinidad política con las ideas de mi padre. Don Luis Suárez Morales era un excelente contertulio del Bar Polo y de las manifestaciones culturales del «Neo-Tea», de la cacharrería de Antonio Izquierdo.

Volviendo a la historia de su padre, don José Suárez León, digamos que su escuela estaba situada en la calle dedicada a Prudencio Morales, el que fuera primer director de «La Provincia». Ocupaba una casa de la fila que alongaban sus espaldas al mar de Las Canteras, típico rincón de La Puntilla, lugar privilegiado para los dibujantes, acuarelistas y pintores de todas las nacionalidades, junto al lugar de aparcadero de los viejos barquillos que en horas de la madrugada y al ocaso del Sol, se lanzaban al mar en busca de la apetecida pesca.

La vida de don José Suárez León se vio marcada por la tragedia de su hijo Eduardo Suárez Morales, diputado comunista en las elecciones de febrero de 1936. Por sentencia de un Consejo de Guerra con carácter sumarísimo sería condenado a morir por fusilamiento en el campo de tiro de La Isleta, junto con otro entusiasta de la política, que era todo un caballero: Fernando Egea, farmacéutico de Agaete.

Don José Suárez León, el «maestro de La Puntilla», dejó de existir el 11 de noviembre de 1949. Recordamos los colegios particulares de aquella época en el Puerto de La Luz, como los de las hermanas «Nodas», también de procedencia galdense, en la calle Hierro, conocida también por la de «Sancocho», la de los Padres Franciscanos, del Puerto (Los Padritos) en la calle Pedro del Castillo y Westerling, la de don Marcos Jorge y don Francisco Vega Araña (Colegio Sarmiento), en la calle General Vives, esquina a Nicolás Estévanez, en la que estudié mis primeros años de bachillerato.

Doña Amalia Romero Suárez, la hija del poeta Alonso Quesada y doña Rita Suárez Morales, es una de las nietas del «maestro de La Puntilla».

José Ferreras Jiménez (Extracto de su libro”Gran Canaria, puente entre civilizaciones”) Octubre 1992

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor