Edificios singulares. CICER. (LIBRO BLANCO: Las Canteras y Bahía del Confital)

Otro edificio emblemálico de la Playa de las Canteras es el de la Cicer. La Compañía Insular Colonial Electricidad y Riegos, S.A., montada por una sociedad alemana dirigida en un principio por Gustav Winter, no pretendía, ni mucho menos, instalarse al borde de Las Canteras. Se podría decir que fue la conformación urbanística la que dejó la playa a sus pies. La central, en realidad, cuando se inauguró en 1928. lo hizo en tas afueras de la ciudad en un descampado donde no había viviendas, sobre un solar de 16.000 metros cuadrados. Su papel fue el de distribuir electricidad a los vecinos de la capital, ya que en los pueblos se conseguía mediante grupos autónomos hasta que la industria, fue ampliando su red en torno a la cuarta década del siglo, llegando a Telde. Vecindario y unos años más tarde a Guía y Gáldar. En el inicio de la década de los años 30, la maquinaria que tenia la Cícer estaba compuesta por turbinas de vapor que funcionaban por medio de carbón con una potencia de 9.000 kilowatios, hasta que el progreso los llevó a quemar fue oil, siendo sustituido posteriormente por gasoil,

En el año 50 llegan contratados dos técnicos suizos. Federico Osterwalde y Enrique Hurter, para hacerse cargo de las nuevas Instalaciones y del mantenimiento de la central, bajo la dirección del ingeniero industrial Rafael Hernández. En 1958, el ingeniero Antonio Marerro Bosch ocupa el cargo de la dirección hasta 1966; en estos años se inician los trabajos para la instalación de agua salada, a usar como elemento para enfriar las turbinas, que luego cumplida su función es devuelta de nuevo al mar. En esa salida se originaba a los pies de la fabrica un enorme hoyo al que popularmente se le daba el nombre de «el chupadero», donde los chiquillos se metían en grupo cuando ya caía la tarde para darse un baño de agua caliente y volver a sus casas tiritando. De igual modo se construyó un canal y un dique de escollera, que aún permanece, para llevar el agua hasta la central, ci cual provocó un aumento de arena que venía a sustituir a las piedras y a la arena negra. En la zona de La Cícer, donde La Barra no había emergido como en otros puntos de Las Canteras, el dique construido para llevar el agua a la central hizo las veces de pared de contención.

Durante su existencia. La Cicer compitió con La Sociedad de Electricidad de Las Palmas, montada por don Eusebio Navarro, pero en 1932 ambas empresas dejaron de hacerse la competencia y se fusionaron para constituir la Unión Eléctrica de Canarias (UNELCO). que llevó una vida lánguida durante algunos años hasta que en el 1970 el Instituto Nacional de Industria se hizo cargo de ella iniciándose una nueva etapa en la historia del suministro eléctrico en la isla, hasta llegar a nuestros días en que se está exportando tecnología a otras partes del mundo. Después de muchos servicios. La Cícer quedó paralizada.

LIBRO BLANCO: Las Canteras y Bahía del Confital.

Cabildo Insular de Gran Canaria

Ildefonso Bello

Francisco Bello Naranjo

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Translate