“Hombre libre, siempre querrás al mar”. Charles Baudelaire

Propuestas sobre el Istmo y el Confital por Nicolás M.

Tenía dudas sobre lo que debería hacerse en el Istmo y El Confital y ninguna confianza en lo que explican los que lideran los bandos que se han ido formando, civiles muy politizados y políticos con más interés del aconsejable en los negocios civiles. Decidí informarme por mi cuenta.

Ayer visité la exposición de propuestas de los arquitectos invitados al concurso de ideas para el Istmo. Después subí al hotel AC para tener una perspectiva global de donde iría lo que vi en las maquetas. Unos días antes me paseé por el espacio abierto y un tanto inhóspito de El Confital. Ahora si tengo una opinión, que es algo menos que una certeza, aunque algo es algo dados los tiempos que corren.

Si excluimos las opciones con más construcción y nos quedamos con las que dejan más espacios para el uso público libre y sin obstáculos, la ejecución de uno de estos proyectos es un paso adelante en nuestra ciudad y para la zona de Las Canteras en particular ¿Que perdemos? La basura actual de edificios como Sovhispan o los almacenes mugrientos. ¿Que ganamos? Adecentar la zona, regeneración, más zonas verdes, áreas de paseo y de esparcimiento. ¿Que hay que construir un hotel o pequeñas zona comerciales? Mejor financiar así que con deuda o impuestos.

Podemos estar a favor de dejar las cosas como están, pero esto ya es imposible después de la construcción de El Mamotreto, uno de los atentados urbanísticos más graves en una ciudad abierta al mar que algunos se empeñan en amurallar. Curiosamente entre los manifestantes contra la intervención en el Istmo estaban altos responsables políticos que jamás protestaron por la construcción del Mamotreto ¿Por qué no se opusieron en su momento a la construcción de ese muro que mutila el horizonte marítimo desde el parque de Santa Catalina. ¿Se han dado cuenta de que lo que se haga ahora en el Istmo, por bonito que sea, lo tapa El Mamotreto?

Mi propuesta es la siguiente: apoyemos la idea de una intervención cuidada en el Istmo, eligiendo la propuesta más adecuada de las que nos presentan excelentes arquitectos, pero a cambio de que dinamiten El Mamotreto. Que se indemnice a los actuales propietarios con suelo en las construcciones nuevas que se hagan al final del muelle y que tienen un impacto sensiblemente inferior.

¿Y que hacemos con el Confital? Esto si que es realmente sencillo y de presupuesto bajo: Nada. Déjenlo como está. Límpienlo a fondo y dejen que está castigada ciudad disponga de un espacio natural que conecta con las Canteras paseando por el litoral. No inventemos ni acuarios, ni piscinas naturales ni nada que desnaturalice lo poco natural que nos va quedando. Un simple acceso, decente y minimalista, una caseta de madera como aula de naturaleza como máximo (vean las que se construyen en los parques naturales) y la vigilancia que requiere una zona protegida y abierta al público.

Los ciudadanos de Las Palmas no comulgamos con ruedas de molino y nos opusimos y conseguimos evitar (parcialmente) la aberración de elevar un muro en el horizonte de la avenida marítima hasta el teatro Pérez Galdós, horizonte ya muy dañado por los contenedores que se apilan en el lugar equivocado. Mejorar el Istmo nos beneficia si predomina la utilización pública del espacio recuperado, nos libramos del Mamotreto y la zona gana en seguridad y actividad económica. Finalmente, cerremos los oídos a los tiburones con piel de sirena y no escuchemos ahora a los que pretenden traer grandes ideas al Confital, porque la mejor idea en este caso es no traer ninguna.

Nicolás Marrajo

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comparte

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Este contenido está protegido con derechos de autor