Publicidad
Patrocinador

La playa.hoy ⛱️

Martes: se esperan grandes claros después del mediodía. La brisa marina nos aliviará del calor
Publicidad

A pesar de la última extracción de arena ( 2009) los añorados sebadales no ven la luz en la playa de Las Canteras.

Comparte

Por Vicente Benítez Cabrera

Licenciado en Ciencias del Mar e Historia

www.museovirtualsubmarino.com

“Esta semana de julio con los vientos alisios soplando intensamente y al abrigo de las olas gracias a la Barra de la playa de Las Canteras, dentro de la playa del Arrecife, el amigo Ismael y un servidor nos hemos echado una inmersión nocturna, un ratito paseando por los fondos marinos de la ensenada. Durante ese recorrido nocturno me gustaría destacar algunos detalles: la proliferación y aumento de las superficies vegetadas en fondos pedregosos y rocosos por la especie Cymopolia barbata (alga) especialmente en formaciones paralelas a la orilla de la playa, desde playa chica hasta el Hotel Cristina, y por otra parte los fondos arenosos, continúan desprovistos de vegetación. Después de dos extracciones de arenas en la parte seca de la playa (años 2003 aproximadamente 50.000 m3 y 2009 60.000 m3), teóricamente se esperaba que las arenas depositadas en los fondos de la dársena se movilizaran para equilibrar las extracciones en la playa seca, descargando los fondos sumergidos, aumentando los calados entre la orilla y la Barra de tal manera que se generaran las condiciones suficientes para que de forma natural se regenerarán espontáneamente los sebadales desaparecidos (Cymodocea nodosa). Pero después de dos ciclos anuales, con unos temporales de invierno bastante potentes que han removilizado cantidades importantes de sedimento y amplias superficies de los fondos marinos, la consecuencia por el momento ha sido que los sebadales, los nuevos brotes verdes que se esperaban no han llegado y la recuperación natural de los sebadales se sigue esperando. A esto cabe añadir, que la falta de seguimiento y monitorización ambiental de las extracciones de arena ha dejado incompletas las acciones en si mismas, por cuanto su objetivo ambiental queda desconocido o al menos sin evaluar de forma cualitativa y cuantitativa. Por lo demás, el margullo nocturno tuvo una sorpresa, nos encontramos un ejemplar de (Taeniura grabata) chucho negro que nos hizo compañía, y es que esta playa tiene aún muchas sorpresas guardadas”

Foto: Los sebadales en los años 50, del siglo pasado, ocupaban gran parte de la dársena, entre la Barra y la orilla, siendo cuna de muchísima vida animal.

Ayúdanos a seguir informando día a día sobre nuestra playa: dona

He visto un error 🚨

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicidad
error: Este contenido está protegido con derechos de autor