Las Canteras gráfica (1ªparte)

PRÓLOGO

Viaje al corazón de Las Canteras

¿Qué nos queda de Las Canteras anterior? Sombras, nada más, como dice la canción. De la vida de Las Canteras de aquellas fotos en blanco y negro sólo nos queda el recuerdo y unas pocas señales que salpican las calles, plazas y edificios de la Playa y del Puerto. Las casas “protegidas” nos hablan de un triste olvido. Las fachadas de las primeras casas de la costa, que antaño sirvieron de refugio al alma isleña y de pantalla informativa al visitante, se van muriendo poco a poco. Su belleza cada año está más ruinosa. Es como si nos gritaran con gestos, pero nadie escucha su silencio. Hay un lenguaje que requiere tiempo, el tiempo necesario para detenerse y escuchar. Pararse. Están ahí.

Si nos descuidamos, desaparecerán. Llegará el otoño y nos encontrará vestidos como caminantes del paseo, observando el horizonte, extraño, con nubes de tormenta, pero nos encontrará descalzos, sin huellas. ¿Por dónde empezar a buscar la belleza fuera del agua? Entonces será el momento. El Momento de virar nuestro cuerpo hacia las casas y dirigir nuestro rumbo a la ciudad del poeta Tomás Morales; comprender su obsesión frente al mar será también recorrer con el dedo y la mirada los materiales inmóviles.

Les proponemos ese viaje, descubrir Las Canteras desde otra perspectiva, buscar las señales que nos llegan del pasado y que aún, milagrosamente, resisten. Rastrear las huellas de la mano artesana, la línea arquitectónica elegante, el balcón que se cuida con esmero, el toque de diseño presente en la esbelta cantería, los alféizares labrados, los bajorrelieves, las ventanas de vidriera, las celosías, los azulejos, los voladizos, las placas y los anuncios de las tiendas, restaurantes, heladerías, etc. De esa forma, el sueño de la ciudad marítima plena, lírica y comercial, renacerá de sus fragmentos… Tan de repente, tan envuelta entre las brumas calimosas del ayer, que la imaginación hará de las suyas y vendrá a enredarse, definitivamente, en las corrientes estéticas de la ciudad amatista. Es una llamada cívica al respeto que se merece el patrimonio histórico y artístico de la Playa de Las Canteras y su entorno.

1) Torreón de casa antigua de playa, de las casas más antiguas del paseo. Fue la residencia playera de Amaranto Martínez de Escobar, poeta y uno de los primeros residentes que vivió en la playa de Las Canteras (C/ Franchy Roca nº3, casa protegida)

2) Detalle en madera de casa terrera tradicional(C/ Torres Quevedo 23)

3) Escultura “Calypso”, homenaje a Jacques Cousteau. Realizada por el escultor canario Manolo González

4) Cúpula y campanario de la Iglesia de Los Padres Franciscanos, estilo colonial(C/ Padre Cueto)

5) Cubierta modernista del Mercado del Puerto, único edificio de la “arquitectura del hierro” de Las Palmas de G.C. Construido en 1910 por Laureano Arroyo

6) Esculturas de ”niños con barra” del escultor Juan Bordes (Paseo de Las Canteras, altura C/Sagasta)

7) Detalle en piedra, -pendiente de demolición-(Paseo de Las Canteras nº 21)

8) Mosaicos populares en casa de pescadores, Villa Caleta. (Los Caletones)

9) Balcón tradicional Canario-pendiente de demolición-(Paseo de Las Canteras nº 21)

10) Balcón tradicional Canario. (Paseo de Las Canteras nº 17)

11) Balcón tradicional Canario y casona. (Paseo de Las Canteras con C/ Salvador Cuyas)

 Las Canteras gráfica 2ª parte

Facebook Comments

Posts relacionados

Translate »